Previo al inicio del calendario escolar es común entre los alumnos y apoderados una serie de preocupaciones. Por eso el equipo de Excelencia Educativa para Chile entrega consejos con el fin de ser más llevadero este proceso de principio a fin.

Se espera que en la Región de Coquimbo entre el fin de febrero y el principio de marzo el ingreso masivo de 165.000 estudiantes de diversos establecimientos educaciones, lo cual trae consigo nuevos desafíos que deben ser abordados con suficiente tranquilidad  por alumnos, padres, apoderados y docentes.

“Hacer frente a la ansiedad de volver a la escuela”, por Néstor González,Máster en Psicología Social y Líder en Investigación Social I+E.

Los sentimientos de ansiedad son normales y esperados en los niños y adolescentes que regresan a la escuela, cambian de escuela o son principiantes que comienzan el kínder, después de un largo receso de verano. Esta transición puede ser estresante y perjudicial para toda la familia. En los días previos a la escuela, su niño ansioso puede aferrarse, llorar, tener rabietas, quejarse de dolores de cabeza o dolores de estómago, retirarse, suplicar o negociar, y ponerse irritable o enojado. Mientras que otros niños pueden sentirse nerviosos por comenzar la escuela por primera vez. Los padres pueden ayudar a facilitar la transición al regreso a la escuela con algunas estrategias:

Las preocupaciones más comunes: Los niños y adolescentes ansiosos se preocupan por muchos temas diferentes relacionados con la escuela, como profesores, amigos, encajar socialmente, estar lejos de sus padres. Otras preocupaciones comunes incluyen:

  • ¿Quién será mi nuevo profesor y qué pasa si él / ella es malo?   
  • ¿Alguno de mis amigos estará en mi clase? 
  • ¿Está bien mi ropa? 
  • ¿Me veré muy tonto?
  • ¿Con quién me sentaré en el almuerzo?
  • ¿Qué pasa si pierdo el furgón o bus? 
  • ¿Qué pasa si las matemáticas son demasiado difíciles para mí?
  • ¡No recuerdo nada de lo que aprendí el año pasado!
  • ¿Qué pasa si algo malo le sucede a mamá o papá mientras estoy en la escuela?

Aunque es normal que su hijo tenga preocupaciones, es crucial que su hijo asista a la escuela. Faltar la escuela solo aumentará los temores de su hijo porque nunca tendrá la oportunidad de averiguar si sus preocupaciones son válidas. Además, cuando los niños y adolescentes se quedan en casa debido a la ansiedad, pierden:

  • Oportunidades valiosas para desarrollar y practicar habilidades sociales
  • Posibilidades importantes de éxito y dominio
  • Ser reconocido y elogiado por talentos
  • Fomentar amistades cercanas con compañeros de clase
  • Aprendizaje de habilidades básicas como lectura, escritura y matemáticas

Organice su hogar para el regreso a la escuela. Una buena manera de aliviar la ansiedad por volver a la escuela es preparando el hogar para las transiciones. Estrategias como hacer almuerzos escolares la noche anterior o establecer un lugar cómodo para completar la tarea pueden ayudar a que los niños se sientan más en control y alivien algunos de sus sentimientos de ansiedad.

Ayudar al niño a sentirse más cómodo con su entorno escolar. Una de las cosas que puede causar ansiedad de regreso a la escuela para los niños es no saber qué esperar, por lo tanto aclimatarse a las rutinas y sus entornos es necesario utilizar las siguientes actividades:

  1. Repase lo básico. ¿A dónde irá él al baño? ¿Dónde comerá el almuerzo? ¿Dónde va a colgar su mochila? ¿Cómo se vuelve con la tarea? Conocer las respuestas ayudará a que su hijo se sienta más cómodo. Las ayudas visuales en el aula con un horario impreso pueden ser útiles con niños mayores y para el niño más pequeño, las imágenes impresas a menudo son útiles.
  2. Llévelo para una visita a la escuela. Si está comenzando el jardín o primero básico, es posible que pueden estar nerviosos por estar en un salón de clases nuevo o conocer a un nuevo profesor. Para aliviar algunas de estas preocupaciones, pregúntele a su escuela acerca de programar una visita para conocer al profesor y ver la sala antes de que comience la escuela.
  3. Haga un par de viajes de ida y vuelta desde el hogar a la escuela. Que el niño camine, tome un autobús o sea conducido a la escuela por su madre o padre, ayudarlo a familiarizarse con la ruta de ida y vuelta a la escuela hará que la ansiedad de regresar a la escuela sea considerablemente más fácil. Incluso si su hijo ya está familiarizado con la ruta a la escuela, hacer una carrera previa al primer día le recordará dónde está la escuela y lo ayudará a sentirse más conectado con el lugar al que irá el primer día de regreso a la escuela.
  4. Organiza algunas fechas de juego. Ayude a su hijo a reconectarse con viejos amigos o a crear otros nuevos antes de que comience la escuela. Trata de obtener una lista de clase si es posible y configura algunas fechas de juego con amigos familiares y con niños con los que no esté familiarizado.

Resalta las cosas que hacen que la escuela sea grandiosa. Hay muchos factores atractivos que pueden hacer que la escuela sea muy atractiva para los niños. Para empezar, está el botín: nuevos útiles escolares y ropa. También habrá amigos a los que no ha visto y cosas que quizás se haya perdido en la escuela, o pueda esperar si está comenzando la escuela, como el patio de juegos o hacer proyectos de arte y manualidades.

Recuérdele que no es el único que puede estar nervioso. Hágale saber a su hijo que es probable que los otros estudiantes estén tan ansiosos como ella sobre el primer día de clases. Tranquilícelo diciéndole que el profesor sabe que los niños están nerviosos y que probablemente pasará algún tiempo ayudando a los alumnos a sentirse más cómodos a medida que se instalan en el aula.

Trate de estar más en casa durante el tiempo de regreso a la escuela. Antes de que comiencen las clases y durante los primeros días, trate de estar presente en casa para su hijo y apoyarlo a través de esta transición de regreso a la escuela. Si trabaja fuera de casa, intente organizar su horario para que pueda dejar a su hijo en la escuela y esté en casa a tiempo para después de la escuela o para una cena temprana. Si te quedas en casa, intenta enfocarte más en tu hijo y deja todo lo demás en un segundo plano. Pase tiempo hablando con su hijo sobre su día, como lo que le gustó y sobre lo que podría tener preguntas. Al prestarle más atención a su hijo, lo ayudará a sentirse más seguro acerca de su conexión con usted y su hogar, y esto lo ayudará a navegar nuevamente en la escuela.

Asegúrese de que duerma lo suficiente y coma una dieta balanceada. Dormir lo suficiente y seguir una dieta saludable, especialmente un desayuno balanceado de proteínas y carbohidratos, es importante para el funcionamiento del cerebro, el estado de ánimo y la capacidad de concentrarse y prestar atención en la escuela.

Vigila la ansiedad. Usted es el experto en su hijo. Si siente que su ansiedad de regreso a la escuela se está convirtiendo en algo más serio, como un trastorno de ansiedad o un problema con un agresor, hable con su hijo, el profesor de su hijo y el orientador escolar.

Y recuerda intentar relajarte lo más posible. El tiempo de regreso a la escuela también puede ser un momento agitado del año para los padres, por lo que cuidarse comiendo bien y durmiendo lo suficiente y haciendo ejercicio es una buena idea durante este tiempo de transición en sus vidas. Intente recordarse que cualquier ansiedad o estrés que usted o su hijo puedan sentir es solo temporal. Antes de que te des cuenta, tu familia volverá al ritmo de la rutina escolar.

Recomendaciones de Isabel Araya, Gestora de Excelencia:

-Marcar horarios para dormir y levantarse.

– Tener horario de estudios.

– Fortalecer sus logros por las habilidades aprendidas y no por el resultado de sus calificaciones.

– No preguntar cómo se comportó en la escuela, más bien decir: ¿Cómo la pasaste o que aprendiste en la escuela?

-¿Qué te gustó del colegio hoy?

Recomendaciones de Jennifer Tapia, Gestora de Excelencia:

-¿Quién me vendrá a buscar hoy? Es importante que los padres establezcan anticipadamente en conversaciones con sus hijos, quien lo vendrá a buscar a la escuela (tía, padre, abuelo), ya que es importante que el niño se sienta seguro y espere con tranquilidad su salida, sabiendo quien lo irá a buscar.

– ¿A qué hora llegará mis padres? Otro factor importante es que la persona designada de buscarlo, sea puntal a la hora de retirarlo del establecimiento, ya que hace que el niño se sienta seguro y confiado para seguir asistiendo a su colegio de una manera grata.

Recomendaciones de Rubén Vicencio, Gestor de Excelencia:

-Es importante que  los alumnos junto a los apoderados fijen las metas que desean alcanzar, que piensen respecto a los logros y dificultades del año anterior y piensen en cómo poder sobrepasarlos, cómo superar esos errores. Pero que sea algo que hagan desde lo interno, no de echarle la culpa a los docentes, o a los compañeros o al celular. Los alumnos están en un proceso importante de crecimiento y es crucial que haga un repaso por las razones que influyeron en sus resultados.

-Revisar cosas como la puntualidad, el tener escrito la materia en sus cuadernos, tener ordenadas las guías, realizar y entregar las tareas a tiempo.

-Organizar el tiempo dedicado a estudiar para las pruebas, ya que eso dará fruto en los resultados escolares.

-La responsabilidad viene de los propios alumnos y no del whatsapp del curso de los padres. Si son los padres los que están detrás de las responsabilidades de los alumnos, es probable que no sea óptimo su rendimiento en la etapa universitaria. Los logros se alcanzan con muchos pequeños esfuerzos y eso se realiza desde que se hacen responsables de hacer la mochila para el otro día.