En las oficinas del Colegio Seminario Conciliar se llevó a cabo una nueva revisión de las acciones del área de convivencia escolar, contenidas en Plan de Mejoramiento Educativo 2018. Las orientaciones técnicas de la Corporación Excelencia Educativa para Chile han permitido avanzar en su implementación, lo cual ha generado un impacto positivo hacia la comunidad educativa seminarista.

La Ley de Inclusión Escolar desde su implementación el 2016 determinó que más de 5 mil colegios pasaran a ser entidades sin fines de lucro, entre estos el Colegio Seminario Conciliar de La Serena perteneciente a la Congregación de los Barnabitas. Junto con el término del copago y la selección, la normativa estableció que estas comunidades educativas tengan un enfoque inclusivo en los instrumentos de planificación de la escuela, como Plan de Mejoramiento Educativo, Proyecto Educativo, reglamento interno, manual de convivencia, entre otros.

Dentro de esta línea, Corporación Excelencia Educativa para Chile entrega apoyo técnico al Colegio Seminario Conciliar, con el fin dar orientaciones con respecto a la Fase Anual del Plan de Mejoramiento Educativo, abordando las distintas que presenta el Plan de Mejoramiento Educativo 2018.

Mediante una mesa técnica, en las oficinas del recinto educativo con más de 170 años de historia, se realizó esta mesa técnica con el encargado de convivencia escolar, Andrés Flores Astorga, el psicólogo Cristopher Heller y el gestor de Excelencia Educativa para Chile, Rubén Vicencio, con quien se revisó y analizó las acciones de convivencia escolar, en cuanto a su nivel de ejecución y nudos críticos.

Las acciones de la dimensión de convivencia escolar que se analizaron son cuatro: sistematización de los procesos de inducción y carisma de la convivencia escolar seminarista, articulando el plan de inclusión educativo con la convivencia escolar, campañas para una convivencia sana y seminarista y Jornadas significativas de convivencia escolar seminarista.

Al respecto, Andrés Flores Astorga, el encargado de convivencia y que supervisa esta dimensión del PME, evaluó positivamente el estado del avance tras la asesoría técnica de la Corporación Excelencia Educativa para Chile.

“Ha sido un proceso difícil, porque hemos tenido que ir aprendiendo en el proceso cómo gestionar el PME (Plan de Mejoramiento Educativa 2018) en el área de convivencia escolar. Se ha ido desarrollando la experiencia en la práctica; lo bueno de la asesoría es que nos ha permito orientarnos muy bien, en el sentido de cómo articular nuestro PME con el Plan de Gestión de Convivencia Escolar y el desarrollo de las acciones, al igual que el tiempo necesario para tener las evidencias de las acciones para cuando de realice la fiscalización”, manifestó al término de la reunión.

“Nos ha servido mucho para poder orientarnos y mejorar nuestro trabajo durante el año 2018, eso nos permitirá un plus para el próximo año, porque ya tenemos una claridad de cómo articular de buena forma un PME con el área de convivencia escolar, desde el proyecto educativo institucional, lo sellos, las acciones y hasta lo que podamos aterrizar con la comunidad escolar”, agregó.

Comunidad seminarista más informada

Transmitir e informar de cada una de las acciones a toda la comunidad educativa ha sido un factor esencial para ejecutar el Plan de Convivencia Escolar, Inclusión y Seguridad. “Hay acciones que han tenido mejor recibimiento que otras, sobre todo las que tienen que ver con la participación de los propios alumnos, como por ejemplo las obras de teatro y acciones más lúdicas. Mientras que hay otras acciones que pasan más desapercibidas por el propio alumnado, por eso nosotros confiamos mucho en nuestra periodista Paula (Godoy), quien, a través de las redes sociales u otras instancias, masifica las acciones que estamos llevando a cabo, pues de esa forma toda la comunidad las puede visualizar”, afirmó Andrés Flores.

“Ha habido una mejora en la comunicación interna y desde el colegio hacia la comunidad, que es lo que los apoderamos nos piden”, concluye.

Comunidad comprometida con la sana convivencia

Asimismo, el área de convivencia escolar seminarista, ha impulsado talleres y campañas para fomentar un sano comportamiento en toda la comunidad educativa. “La justicia restaurativa se comenzó a ejecutar este año, hemos hecho charlas para que apoderados, alumnos y nuestros profesionales manejen los conceptos; que es lo primero para después proyectar otras acciones. Nos queda un proceso largo, pero cada día hemos ido disminuyendo las situaciones de convivencia escolar, existen, pero la gravedad es mediana o baja, lo cual nos permite una mejor intervención y prevención”, aclaró.

Según indicó, este proceso ha permitido disminuir las denuncias, ya que ha sido de carácter educativo e informativo, para así dar a entender que no todas las situaciones son de bullying, sino que también es un compromiso comprender que hay protocolos de convivencia escolar, un reglamento interno y conceptos claves para la resolución de conflictos.

“Antes los apoderados venían a pedir la cabeza de la otra persona, entonces ahora han entendido que nuestras medidas son pedagógicas y que apuntan a entregarle herramientas a los alumnos para que no vuelvan verse involucrados en este tipo de situaciones. Nuestro fin es educar, no castigar”, recalcó Andrés Flores, el encargado de convivencia escolar de la comunidad seminarista.