En pleno corazón del centro de La Serena, al costado de la antigua Iglesia San Francisco, se encuentra el Colegio San Antonio, donde existe una tradición educativa de 110 años, la cual se caracteriza por; cultivar el ser a través de los valores franciscanos, el saber de la cultura y aprender haciendo.

El centenario Colegio San Antonio, situado entre las calles de José Manuel Balmaceda y Eduardo de la Barra, a lo largo de su trayectoria se caracteriza por un proyecto educativo integral, que combina religión y cultura. En la actualidad, el establecimiento ha imprimido su sello en todas sus acciones declaradas en su Plan de Mejoramiento Educativo, que de cara al 2.020 busca una mejora significativa en la calidad educativa.

Naturalmente, tanto afuera como en su interior, surge un asombro por la belleza de su armoniosa infraestructura, que combina la arquitectura antigua con la moderna. No es para menos, ya que este establecimiento surgió en 1.908, bajo la inspiración de los Hermanos Franciscanos de nacionalidad belga, quienes impulsaron esta obra educativa inspirada en la religión y cultura.

Actualmente, el tradicional establecimiento imparte enseñanza parvularia, básica y media, a través de una propuesta pedagógica integral y articulada con el sello institucional. Su directora Rosa Valdivia Ulloa ha liderado el proyecto educativo durante un proceso de transición, con un Plan de Mejoramiento Educativo que comenzó el 2.016 y que para el 2.020, se proyecta a conseguir mejoras significativas que transciendan en los resultados y la formación.

Hace 2 años, el Colegio San Antonio de La Serena enfrentó las reformas y se convirtió en fundación, acogiéndose a la Ley de Subvención Escolar Preferencial (SEP), lo cual benefició especialmente a los apoderados y estudiantes que más lo necesitaban. “Hemos ido paso a paso, cumpliendo lo que hemos establecido en el PME, hemos hecho todos los esfuerzos por lograr tener todos los elementos que permitan que los profesores desarrollen su trabajo diario, así como también que los alumnos tengan todo lo necesario para que sientan que el colegio los acoge y les entrega todas las herramientas para desarrollarse en cualquier plano”, cuenta.

Sin embargo, hubo una decisión difícil, que fue renunciar al Proyecto de Integración Escolar (PIE). En su lugar, se optó por la creación de un Equipo Multidisciplinario que atendiera a todas las necesidades educativas especiales (NEE) de la comunidad educativa que cuenta con una matrícula de alrededor de 500 alumnos.

“En este momento tenemos tres educadores diferenciales y tres psicólogos, por lo tanto, es más la población escolar que se atiende. Porque entendíamos que estábamos delimitados en la atención por niveles y por la cantidad de niños por sala. Por ejemplo, tenemos la presencia de las educadoras diferenciales y psicólogas en sala, que desarrollan a la vez, talleres con niños y apoderados. En cambio, en el PIE existe un marco más limitado que hay que cumplir en un 100%”, cuenta la líder del Colegio San Antonio.

Además, el contar con los recursos de la SEP, ha permitido contratar más profesiones de apoyo y mejorar los equipamientos, con el fin de entregar mejores herramientas a los estudiantes. “A través de los recursos SEP hemos podido contratar a nuestra psicóloga, una profesora de diferencial, una asistente de aula para los cursos más chicos y se ha mejorado el equipamiento; cambiamos 100% la sala de computación con equipos nuevos, compramos un laboratorio móvil y cambiamos los computadores de la sala CRA, entre otras mejoras”, detalló Rosa Valdivia.

“Religión y cultura” articulado con el sello educativo

El Colegio San Antonio se declara con un sello católico, dependiendo de la Orden Franciscana de Chile, cuyo objetivo es alcanzar el pleno desarrollo del educando en su dimensión espiritual, social, artística, política y cultural.

Es así, como en todas sus actividades, tanto internas como en las que se vinculan con la comunidad, aseguran, que se trabaja el sello educativo.  “Tenemos un sello de nuestra espiritualidad franciscana, que dice que nosotros debemos estar al servicio del hermano y eso aquí se cumple. Por eso, nosotros como colegio, tenemos las puertas abiertas hacia la comunidad. Si podemos entregar un servicio a la comunidad, encantados, entonces los niños también han ido internalizando aquello, porque los vamos involucrando a ellos y los apoderados”, declaró la directora Rosa Valdivia, quien destaca el compromiso del Centro General de Padres.

Para trabajar el sello religioso, existe una articulación con la Capellanía comandada por Mauricio Herrera, designado por la Orden Franciscana de Chile. Se abrió un ciclo de misiones escolares, para misionar a pueblos del interior de Salamanca, al interior de Ovalle, en Provincia del Limarí y en el Valle del Elqui; para ir con los niños y apoderados a evangelizar durante 12 días. Es un trabajo fuerte de capellanía, pero también existe una colaboración de los profesores y apoderados”, asegura. Asimismo, se celebran eventos como del calendario litúrgico, la preparación para recibir los sacramentos, la primera comunión y la confirmación.

El nuevo capellán Mauricio Herrera ha dado su propia impronta a las actividades del área pastoral, con ceremonias especiales para consagrar en niño Jesús a los estudiantes, desde kínder a cuarto año básico. De manera transversal, cada mes se vive y actúa un valor, por ejemplo, el área formativa y académica trabajó la sencillez en todas las actividades de noviembre.

Estrategias para incentivar pensamiento crítico

En los últimos años, los alumnos del Colegio San Antonio han destacado en Olimpiadas de Actualidad, consagrándose ganadores de las ediciones regionales (2017 y 2018) y ganadores nacionales (2017). Incluso, el próximo miércoles 5 de diciembre defenderán el título en las nacionales.

A propósito de estos antecedentes, Corporación Excelencia Educativa se entrevistó con la Unidad Técnica Pedagógica, la docente y estudiantes. Todo esto con el fin de conocer las estrategias pedagógicas que utilizan para fomentar la lectura comprensiva, analítica, reflexiva y crítica.

Rossana Ireland Díaz, jefa de UTP, afirmó que existe un “trabajo sistemático, que viene desde el proyecto pedagógico, del lema que es religión y cultura”, aseguró. “Hay un equipo multidisciplinario de historia, filosofía, psicología, religión, lenguaje, que trabaja articuladamente con los estudiantes. Está apuntado a todos, pero obviamente hay alumnos que destacan por estas habilidades y nosotros tratamos de potenciarlos para que ejerzan un liderazgo, que, a su vez, genere un semillero hacia atrás, porque ya tenemos pequeños de cuarto y quinto, que ya ingresaron a la academia. Para nosotros (la academia) es muy significativa, pues representa mucho a nuestro sello”, profundizó.

También cuenta que el Colegio San Antonio cuenta con un programa CRA propio para la lectoescritura y el trabajo de las habilidades neurolingüísticas, que comienza a aplicarse desde el kínder a cuarto básico. “Trabajamos de manera muy lúdica, pues los niños trabajan el proyecto del libro viajero, donde incorporamos a la familiar, entonces van plasmando las disitintas actividades y experiencias que se intercambian entre ellos”, señaló la jefa de la UTP.

De esta manera, los niños con la colaboración de sus padres plasman en el libro viajero sus historias, que representan las tradiciones de la ciudad, poemas, cuentos o trabalenguas. Después se comparte el libro familia en familia, con lo cual los padres se involucran en el proceso pedagógico, sus niños desarrollan habilidades del lenguaje y entre todos se fomenta un clima de afectividad.

El Área Pedagógica en su planificación se basa en tres aspectos claves del desarrollo del ser humano. “Todos los estudiantes, indistintamente de su condición, merecen tener un desarrollo integral, que aborde lo cognitivo, el aprender hacer (aplicar) y el Ser (actitudes y valores). Por lo tanto, nuestra coordinación pedagógica involucra esta triada; saber, saber hacer y ser”, recalcó Rossana Ireland.

“Si bien es cierto que tenemos que cumplir con una cobertura curricular que viene impuesta desde el Ministerio de Educación. Nosotros a esa cobertura curricular le damos nuestro propio sello, entonces, si estamos trabajando la unidad de energía en ciencias, a esa unidad le aplicamos el sello con preguntas: ¿Qué está pasando en la región? ¿Qué pasa con el déficit del agua? Cambiamos nuestros hábitos, tenemos el sello medioambiental, por lo tanto, involucrados todo esto en una unidad de aprendizaje integral”, agregó.

Asimismo, agrega que se miden los resultados de aprendizaje para evaluar mejoras y deficiencias de la cobertura curricular.  “En el 2016 se presentó una propuesta pedagógica a 4 años, hasta el 2020, generamos un cambio de paradigma en cuanto al diseño de la clase de la clase y evaluación. Estamos en un proceso de transición. Desde el punto de vista interno nosotros instalamos las pruebas de avances, un sistema de medición interno, con pruebas progresivas propias, donde nosotros evaluamos el proceso pedagógico de aprendizaje de los estudiantes, el cual nos permite tener una infografía del alumno y del curso”, afirmó.

En el ciclo de mejoramiento continúo que finaliza el 2.020, la meta del establecimiento es sobrepasar los 300 puntos en la prueba de evaluación SIMCE. “Si bien es cierto, desarrollamos ensayos SIMCE para que el alumno se familiarice con el instrumento, nuestro foco es que el alumno aprenda a pensar, porque si trabajas bien en el aula con una buena metodología, el SIMCE se da naturalmente”, indicó.

Líderes en la actualidad

Paola Peralta, profesora de Lenguaje y Comunicación, junto con sus alumnos, Rubén Torres (tercero medio) y Tiare Sena (segundo medio), se encuentran en la biblioteca del establecimiento leyendo y destacando los acontecimientos noticiosos más relevantes.

“Es un trabajo exhaustivo”, concuerdan, pero cada vez aumenta más la motivación, por representar y dejar en algo el nombre del Colegio San Antonio y de la Región de Coquimbo. “Nuestra forma de trabajo es leer cada noticia, la idea es que todos se apoyen en la competencia y que cada uno aporte desde su mirada. Yo le doy mucho énfasis a que los niños se formen una opinión sobre las problemáticas, que vayan más allá…Tenemos un grupo de WhatsApp donde nos enviamos información y noticias relacionadas, no es un tema de memorizar o estudiar, sino tiene que ver con conocer la realidad y tener una postura crítica sobre las situaciones. El año pasado nos tocó la “Operación Huracán”, este año el tema de “Catrillanca” y de los “militares”, entonces la idea es que tomen una postura”, resaltó la profesora Paola Peralta.

Por su parte, Rubén Torres, capitán del equipo de actualidad del Colegio San Antonio, expresó; “para nosotros es novedoso seguir investigando, porque seguimos distintas líneas informativas, por ejemplo, cuando leímos la Operación Huracán la leímos que era real en su momento y después nos enteramos que era todo un montaje, por lo tanto, resulta muy interesante”.

Para el establecimiento ha significado un logro importante llegar a las instancias nacionales en actualidad, por ende, se ha entregado un apoyo especial a los estudiantes que el próximo miércoles 5 de diciembre los representarán. “Este año y el anterior ha sido muy importante el apoyo el colegio, porque nos dan alternativa para dar las evaluaciones. Si no tuviéramos este apoyo sería mucha carga para nosotros”, señaló.

De esta manera, el Colegio San Antonio pretende una vez más dejar bien alto su nombre como líderes en conocimiento de la actualidad.